Natura xilocae

Journal of observation, study and conservation of Nature Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal de l'observation, l'étude et la conservation de la nature et des Terres de Jiloca Gallocanta (Aragon) / Journal der Beobachtung, Erforschung und Erhaltung der Natur und der Lands Jiloca Gallocanta (Aragon) / Gazzetta di osservazione, lo studio e la conservazione della natura e Terre Jiloca Gallocanta (Aragona) / Jornal de observação, estudo e conservação da Natureza e Jiloca Terras Gallocanta (Aragão)

jueves, 9 de febrero de 2017

VENTE AL SABINAR DE OLALLA CON EL CEJ

El sabinar de Olalla, es la masa más madura y mejor conservada de Juniperus thurifera en la comarca del Jiloca. Es un espacio natural de enorme importancia ecológica por lo que forma parte del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) de la Sierra de Fonfría. El relieve sobre el que se desarrolla el bosque es suave aunque. Los materiales del sustrato son de naturaleza silícea, en zonas de pizarra y cuarcita, en otras de arenas y arcillas, que al erosionarse forman cárcavas. 



Es un bosque abierto formado por grandes sabinas albares centenarias. El ganado ha modelado la vegetación controlando el avance del estepar y de las carrascas y los rebollos, formaciones propias de la etapa madura. El ganadero aprovechaba las ramas de las sabinas para alimentar con sus hojas al ganado durante el invierno. Por ello, muchas de ellas muestran la copa deformada por las antiguas podas. Son, auténticas esculturas vivas. Donde la entrada de la oveja no se ha perdido mantiene la estructura de dehesa con un estrato de musgos y líquenes terrícolas, y pequeñas matas como el tomillo o la caberuela. 



En zonas en las que se ha perdido el aprovechamiento y donde ya no se hacen leñas, las carrascas y rebollos prosperan dando lugar a formaciones mixtas. En los fondos de barranco podemos encontrar galerías de chopo negro y canadiense, con alguna sarga y junquera, sobre todo, en surgencias que albergan una flora higrófila. Aunque no suelen aprovecharse por no ser comestibles, la variedad de hongos en el sabinar de Olalla es notable.


El sabinar da cobijo a numerosas especies de animales: conejos, tejones, ginetas,… garduñas, y gran cantidad de aves: verdecillo, mosquitero, pinzón vulgar, carbonero, herrerillo, mito, alcaudón, …. Durante todo el año está presente el zorzal charlo, pero en la invernada, llegan bandos de zorzales alirrojos y reales desde los bosques de coníferas de Rusia y Escandinavia, para comerse los frutos que producen las sabinas; cuando éstos pasan por el tracto digestivo de los animales, parece ser que las semillas germinan mucho mejor. 


En el sabinar de Olalla disfrutaremos de las caprichosas formas de las espectaculares sabinas, de sus troncos retorcidos y las agrietadas cortezas, con esos hongos de aspecto gelatinoso y color naranja, de las miles de bayas que tapizan el suelo bajo sus copas, y que si las pisamos, al acercarnos, despiden una intensa y agradable fragancia.


En este nuevo Paseo Xiloca vamos a seguir una ruta nueva. Primero, entre campos sembrados de cereal y rastrojos con viejas sabinas y escalambrujeras en los ribazos. Nos acercaremos a la ermita de San Bartolomé, en completa ruina. Seguiremos después un perdido camino que atraviesa una zona del sabinar poco visitada. Y, por último, saldremos hacia la Rambla que remontaremos por su lecho hasta llegar a las cárcavas y, en seguida, al pueblo de Olalla.

¡Vente de excursión con el Centro de Estudios del Jiloca!